Blog de Alshadary

Asignatura Pendiente

.Antes todo hubiera sido mucho más fácil, decidir entre un camino u otro, sin embargo, la ocasión amerita un momento de relfexión.

-Así es- dijo Martín, Creo que deberíamos sentarnos y tomar ese café pendiente que existe entre Usted y yo desde hace 1 año ya.

María, tomo entonces la cafetera vieja y azul que guardaba en la alacena y se dispuso a preparar café.

-Todo empezó mal- dijo Martín. Y en un exabrupto impulso María gritó desde la cocina: Eso no es verdad, yo fuí honesta.

Y ante tal declaración, nada podía hacer Martín, solo se levantó y caminó a la puerta, tan decidido, tan dolido,tan culpable, tan abrumado por miles de pensamientos que cruzaban su mente como ráfagas de cuchillos afilados, cortando cada uno después del otro. Porque, si ya había sacado María su arma más letal, su carta estrella, ¿Qué hacía él ahí?. Cerrando el puño con dolor y rabia recorría el corredor hacia la puerta gris que lo conducía al futuro que siempre había soñado (sin conciencia) tener, un solitario futuro lleno de caminos iguales y tardes de pintura vacía, sin musa, sin encanto, un futuro de reclamos y reproches a sus mismos miedos e insatisfacciones, a su vieja amiga la soledad, pero ya estaba decidido a abandonar, a dejarlo pendiente.
Entonces, ¿porqué pesa tanto cada paso?, acaso no quieres irte?,-¡Tonto!, si es el pretexto perfecto, y así podrás huir a esconderte de donde nunca debiste salir, tu miserable rincón de conmiseración, ahí donde pasas la vida creyendo que estás solo y lames tus heridas.

Extendió su mano a la perilla de su libertad, mientras escuchaba como un recuerdo la voz de ella que decía: - está listo el café-.

Sintió como sus entrañas se hacían cada vez mas pequeñas, dejando un vacío que le subió al corazón, giró la perilla abriendo aquella puerta gris que tantas veces tras él se había cerrado hasta el amanecer después de dormir entre sus brazos y beber su néctar.

Explosiones de confusión, melancolía, deseo,dolor, miedo, barreras derrumbadas y amor, flecharon su corazón como un dulce alivio a tales huracanes de sentimientos cuando una mano suave se posó sobre la suya y escuchó dulcemente: Amor, No te vayas...
Tenemos un café pendiente.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: